blog home好吃 | Food实习生 | Intern ExperienceChina Life: Student Blogs旅行 | Travel新闻 | NewsroomEspanolVolunteering

Aventura en la Ruta de la Seda

October 8, 2018

By Paula Andrea G.M., Javeriana Bogota, TBC Fall 2018 Student

Este semestre tuve la oportunidad de viajar por una parte de la gran Ruta de la Seda, viaje incluido en mi intercambio a China con The Beijing Center.  Durante los siglos XIII y XIV DC, esta ruta fue la principal de comercio entre oriente y occidente. La ruta empezaba en Xi’an, y terminaba en Venecia. Es increíble  haber caminado por esa misma ruta, 700 años después dehaber sido la única conexión por tierra entre estos dos hemisferios del mundo. Fue ir desde Beijing en el oriente de China, hasta Kashgar en el otro extremo del país, colindando con el medio oriente. Cada lugar, cada actividad, cada comida y cada medio de transporte fue toda una aventura.  Antes de emprender mi camino a la ruta de la seda, tenía claro que sería una travesía que me cambiaría la vida, pero definitivamente todas mis expectativas se superaron mil veces al culminar el viaje.

La primera ciudad que visitamos fue Xi’an, pero la aventura no empezó al llegar a la ciudad. Todo empezó al tomar el tren nocturno que nos llevó desde Beijing hasta Xi’an. Saber que al dormir, estas recorriendo miles de kilómetros, y que a tu lado hay mas personas que viajan hacia tu mismo destino. Levantarte y al mirar hacia la ventana, ver paisajes hermosos que te dejan sin aliento. Esa fue la mejor forma de iniciar el viaje.

Xi’an fue la capital del imperio Chino durante el mandato de las dinastías  Zhou de Oeste (1046-771 BC), Qin (221-207 BC), Han (202 AC-9 BC) y Sui (581-618 AD). Esta ciudad fue la primera conexión directa con la fuerza de todo un imperio. Tuve la fantástica experiencia ver a los Guerreros de Terracota y observar construcciones tradicionales de mas de 600 años de antigüedad. Llegas a Xi’an, y no dejas de sorprenderte en cada esquina. Tu mente se abre para aprender y respetar una cultura muy diferente a occidente. Es importante recalcar que, tal y como muestro profesor nos repitió durante el viaje, “Los viajeros muchas veces no saben a  donde van, pero los turistas no saben donde hanestado” . Nosotros fuimos viajeros durante todo el camino. Adicionalmente, hice algo que quería hacer desde el momento que llegué a China: “Spa de Peces”. Era meter tus pies en un estanque, y dejar que los pececillos se encargaran de hacerte un masaje purificador de la manera mas natural! 

Después de Xi’an, nuestro siguiente destino fue LanZhou. Una ciudad clave en la ruta; ahí empecé a ver una muy interesante fusión entre la cultura China, y la del medio Oriente.  Observar los techos curvos tradicionales de China, y al mismo  tiempo ver las medialunas de Mesquitas Islámicas era increíble! No lo podía creer. Pensaba que todo sería de alguna forma muy similar, pero TODO es completamente diferente en cada ciudad de este hermoso país. Además, estuve en el Río Amarillo! Y pasé por el primer puente construido en acero que pasa por este histórico Río. En Colombia yo estudio Ingeniería Civil, y haber presenciado este puente que se construyo en 1907 fue inolvidable.

El siguiente destino fue Xia’he, nuestro primer acercamiento con el Tibet! El clima era más frío, las montañas eran preciosas, y la comida! Muy rica. Fue como si a partir de ahí, las vacas nos dijeran bye bye, y los Jacks nos dijeran 你好! Todo, la leche, el queso, la carne, la ropa, viene de los Jacks en Xia’he. Ahora bien, en esta ciudad estuvimos en un monasterio budista, y pudimos comprender mas  sobre esta religión. Además, hicimos una caminata hermosa, y después estuvimos en una presentación de danzas Tibetanas. Me encantó! Definitivamente volvería.

Después de ir a Xia’he, estuvimos en Dunhuang. Fue uno de mis lugares favoritos, por que pude ver las dunas en el desierto!!!!!!! Fue increíble. Además, monté en camellos y vi el amanecer. Fue como un sueño, es decir, son experiencias únicas en la vida. Estas caminando por el desierto, sentir que te hundes en la arena, y luego montarte en un camello, WOW! Me hizo pensar cosas muy profundas. En verdad sentí que es ahora que debemos disfrutar de las cosas bonitas de las vida, que no hay necesidad de correr y estar afanados por el futuro. Por que lo mas hermoso y valioso que tenemos es ahora 现在! Ademas, conocer personas nuevas es algo genial, nuevas ideas y formas de ver el mundo. Acá aprendí que debemos ser OPEN MINDED, y abrirnos a los demás para maravillarnos con sus culturas.  En la foto de abajo, estoy con amigos que conocí en The Beijing Center, son de Francia (Manon), China (Emily), Estados Unidos (Jackson y Matthew), y Colombia (Paula)!    

La siguiente ciudad de destino fue Turpan. Allá estuvimos en un viñedo, me encantó ver las uvas colgando del techo! Y por la noche, pudimos participar en danzas típicas con personas UYGHUR. Ellos son un grupo étnico que ha estado en la provincia de Xinjiang por mucho tiempo, y aunque son oficialmente Chinos, tienen raíces medio orientales e incluso tienen facciones muy diferentes a las Chinas. Fue muy bonito, me sentí en la tierra de los Árabes.

Finalmente, nuestra ultima ciudad, aunque mi   favorita fue Kashgar! Me sentí en la tierra de Aladdin, por que podía ver las alfombras y las lámparas mágicas. Las personas son muy diferentes a las Chinas, por que sus facciones , su música, su cultura es árabe. Lo mas increíble, es que todos los avisos estaban en Mandarín y Uyghur! Que es un dialecto Árabe. Se puede observar en la foto de Mao a la derecha. Me sorprendió demasiado esta hermosa ciudad! Además, mi cumpleaños fue allá y lo disfruté demasiado. Me di cuenta de que hay muchas cosas increíbles que conocer en Asia, que este continente es inmenso y lleno de sorpresas. De hecho, estar cumpliendo mis 22 años en la Ruta de la Seda, y viviendo mil aventuras, rodeada de personas increíbles, me hizo muy feliz. Aun estando lejos de mi hermoso país Colombia, me sentí demasiado bendecida por Dios. Fue un viaje inolvidable, quiero seguir viajando, conociendo personas, y viviendo cada segunda al máximo. Hacer lo que me gusta y sonreírle a la vida. Definitivamente, acá y ahora lo estoy haciendo.

Paula Andrea G.M.